A 35.000 pies de altura

 

Os compartimos esta entrega del Domingo 26 de marzo a 35.000 pies de altura. 
Esta  madrugada del lunes, partimos hacia Tel Aviv donde hemos tomado el vuelo que nos llevará a Madrid. Después un autobús nos llevará a Zaragoza, si Dios quiere. 
Pronto nos vemos.

Domingo 26 
Por ser el último  día hemos madrugado un poquito más, salimos  por la Puerta Nueva a  la altura de Notre Dame  para dirigirnos  a participar en la  Eucaristía que  celebrará nuestro Parróco D. Miguel A. Estella. Concelebra D. Ignacio Figueroa , guía  de la Peregrinación,  ayudados por D. Fabio Losada, que ha recibido  los  ministerios  de Acolitado y Lectorado recientemente.

La Basílica del  Santo Sepulcro alberga bajo el mismo techo tres de los lugares más sagrados para la religión cristiana: la piedra del Ungimiento, el monte Calvario y el Santo Sepulcro.
Apenas a unos metros de la puerta se encuentra la piedra del ungimiento sobre la que muchos se arrodillan para orar o en muchos casos para llorar.
En el monte Calvario, o en otras palabras el lugar exacto donde Jesús fue crucificado, llama la atención la larga fila para besar y tocar la roca y es bueno detenerse un rato para rezar y dar gracias simplemente.
Por fin, el Santo Sepulcro,  lugar donde  Cristo fue enterrado y resucitó  a los  tres días.  Sólo  quiero  expresar lo que  he sentido en el momento de la adoración  en el interior del sepulcro.  ¿Soy capaz de agradecer semejante acto de amor y quedarme indiferente? Ahora  es la ocasión de rectificar, todavía  estoy a tiempo  y la Cuaresma  me invita a ello.
Ayer por la tarde, vivimos un intenso recorrido por la Vía Dolorosa. Rezamos el Viacrucis y fuimos meditando cada estación. Fueron unos momentos especialmente vividos al pisar por donde hace tiempo lo hizo Jesús.
¿Nos vamos  a quedar tranquilos ante tanto dolor y necesidades  de nuestros  hermanos?
Hoy  también hemos  visitado la Iglesia de Santa  Ana y la Piscina donde  Jesús curó a un  paralítico.
Después visitamos la Cripta  de Santa Elena, que descubrió el lugar donde estaba la Cruz  de Cristo.
Por la tarde, asistimos a un Vía Crucis, por el interior de la Basílica del Santo Sepulcro dirigido  y cantando  por los PP. Franciscanos, que habitualmente  realizan para reafirmar   su presencia en Jerusalén. Con este acto  damos  por finalizada  nuestra  peregrinación.  Quedan en nuestra  retina  y en nuestro corazón  todo  lo vivido  en estos días.

Después  de cenar, nos hemos  reunidos  para hacer junto con los Sacerdotes  una evaluación.  
Los Sacerdotes  han dado las  gracias  por la buena respuesta, alegrándose del resultado de la peregrinación.
En general todos los participantes hemos coincidido en la buena organización. Muy buenas  explicaciones  y comentarios. Muchas gracias por ayudarnos a vivir nuestra fe. Esperemos que lo vayamos haciendo vida y sepamos transmitirlo.
Estoy terminando esta reseña  volando  de Tel  Aviv a Madrid, desde donde siento la emoción  de haber podido  trasladaros lo que de verdad he sentido  en estos días.

 


        

4 comentarios:

  1. La emoción que transmites la siento y me hace feliz sintiéndome más cerca del Señor y siempre con oración. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Angelita, muchas gracias por las crónicas diarias que nos hacen revivir toda la convivencia y emociones de esta inolvidable peregrinación a la Tierra del Señor.
    Un reconocimiento sincero a nuestro párroco Miguel Angel que ha hecho posble este viaje, a nuestro niño reportero (Fabio) y a nuestro insuperable guía Nacho. Muchas Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por las reseñas​. Así, los que no hemos podido ir, podemos disfrutar un poco y esperamos que se nos contagie el entusiasmo y -por la comunión de los santos- crezcamos un poco más en el amor a Jesucristo.
    Sabemos que habéis rezado por nosotros, como también nosotros lo hemos hecho por los que tuvisteis la suerte de ir.

    ResponderEliminar

Historial