Llegamos por fin, después de vivir los días del Triduo Santo con intensidad, al sábado por la noche. Vamos  a pasar a revivir el momento más  importante para los cristianos. "LA RESURRECCIÓN  DEL SEÑOR".
De la gran tristeza de ver a Jesús en los brazos de su Madre, con la pena y la aflicción  reflejada en su rostro al ver a su Hijo con la carne hecha jirones, su corazón destrozado y sintiendo una soledad que nadie podía llenar al dejar a su Hijo en el sepulcro; a recibir la gran noticia de la Resurrección.
A las .22:00 horas  dió comienzo la Solemne Vigilia Pascual.
En  el atrio se procedió a la Bendición  del Fuego y Preparación del Cirio. 
El sacerdote invita a todos los presentes a que velen  en  oración  en esta noche santa en que Jesucristo ha pasado de la muerte a la vida.
Seguidamente bendice el fuego y  del nuevo  fuego  enciende el Cirio  Pascual.  
Las velas encendidas en las manos de los fieles se asemejan a los hombres que esperan que retorne el Señor y así cuando venga, los encuentre vigilantes.
Después  todos  van entrando  en procesión a la Iglesia, con las velas (compradas  en la Basílica  del Santo Sepulcro en Jerusalén) encendidas de la llama del cirio pascual, haciendo tres  paradas. 
Al llegar al altar, se coloca  el cirio sobre  un candelero.
Continúa  la celebración  con el canto  del Pregón Pascual, que da paso  a la Liturgia  de la Palabra, que medita "los hechos" que desde el comienzo hizo Dios con su pueblo, que confiaba  en su Palabra y en su  promesa.
Al finalizar la última lectura del Antiguo Testamento se encienden los cirios del altar y el sacerdote entona el himno "Gloria a Dios en el cielo" que todos prosiguen, mientras se tocan  las campanas y se encienden todas  las luces del templo.
Sigue la celebración, con la lectura del apóstol  San Pablo, el Evangelio, seguido por la homilía.
Continúa la celebración  con la Liturgia Bautismal: Letanías, Bendición del Agua y Renovación  de las Promesas Bautismales.
En este momento, comienza  la Liturgia Eucarística.
Como recuerdo de la Peregrinación  a Tierra Santa, se entregó  a todos  los asistentes, un frasco de "Agua del Jordán". 
Y en este clima de alegría  pascual, llegamos al final de  la celebración,  con el canto  a la Virgen, del "Regina Coeli".
Los Sacerdotes  agradecen al Coro Parroquial  y a cuantos  han contribuido con su trabajo, para que todo haya estado preparado,  en todas las celebraciones de esta Semana Santa.
Igualmente damos gracias  a todos por vuestra asistencia,  porque da realce a nuestras celebraciones.
Finalizada  la Eucaristía, compartimos un ágape  en los locales parroquiales, aprovechando  para felicitarnos una Feliz Pascua de Resurrección.
En el Viernes Santo se acumulan las emociones en nuestro corazón.
Comienza el día con el rezo de Laudes ante el Monumento. Nos han despertado los sentidos.  Han sonado tan bien que hemos saboreado la oración, hecha melodía. A mediodía, acompañamos a Jesús en su Vía Dolorosa. Es un recorrido duro, emocionante y cargado de recuerdos. Hace pocos días, un grupo de personas de nuestra Parroquia y amigos, pisábamos las mismas piedras que Jesús  pisó en aquella mañana, de hace tanto tiempo.  Pero lo grande  es que se sigue  rememorando. Que cimentación  más  concienzuda y cara. Su SANGRE y la de tantos que han  sido  verdaderos discípulos, de hechos y no de labios  fingidos. Enséñanos a ser coherentes en nuestro comportamiento. 
Que como en la Oración  te digamos: Tú  me mueves, Señor,  muéveme el verte clavado  en una Cruz  y escarnecido, muévenme tus afrentas y tu muerte.
Por la tarde, la Celebración  de la  Pasión  del Señor.  Una celebración  sobria, muy bien preparada, participada  y cantada. Canciones que han sido oración  continuada.  
Una  liturgia rica en contenido, que  no olvida a tantos  hermanos nuestros, que necesitan  de nuestra  oración  y de nuestra ayuda. La homilía  siempre es un toque  de atención  a cada uno de nosotros. Que sea buena semilla  que  fructifique en nuestro corazón y que sepamos  comunicarlo a los demás. 

Acompañamos a la Madre en su dolor, con la Esperanza  de alegrarnos con Ella, que  es la que con su SÍ, hizo que  comenzara nuestra Historia de la Salvación.
 

Solemne celebración de la misa de la cena del Señor el Jueves Santo






Gran asistencia en la misa de 11:30 que se celebra los domingos para las familias. El local estuvo abarrotado con una asamblea festiva y devota.







Hacemos eco de nuestro recorrido por la Tierra de Jesús.

Cuando Fabio me comentó que sería bueno hacer una breve reseña diaria, yo sentí que era una responsabilidad y a la vez una obligación que me iba a despistar de mi atención personal de todo lo que veía y oía, pero recapacité y me sentí obligada a colaborar en la medida de mis posibilidades. Es cierto que cualquiera de vosotros lo podía haber hecho mejor que yo, pero ya sabéis qué atrevida es la ignorancia. 
Como el boli, se me da mejor que la palabra en directo, me puse manos a la obra. 

Cada noche hemos hecho que una, con la redacción y el otro poniendo su habilidad en las fotos y el montaje, que es lo importante, hayamos hecho posible que lleguen las noticias a todos vosotros y a otros que las siguen a través de la Página Web de nuestra Parroquia. En el poco tiempo que estamos en la red, son miles de visitas a nuestra página en todo el mundo. ¿increíble verdad?, pero cierto. Fabio lleva al dedillo todo este tinglado.
Gracias a todos los que vais enviando fotos, también gracias a los que nos animáis y agradecéis la reseña para el recuerdo y sobre todo a los Sacerdotes. A D. Ignacio por su palabras tan bien elegidas y sus reflexiones tan ricas y muy bien documentadas en cada momento de nuestras visitas. ¡Qué suerte haber tenido este guía tan estupendo! Y a D. Miguel Ángel, con la simpatía que le caracteriza, que tanto nos ayuda a vivir nuestra FE, cómo nos ha ido preparando y ambientando en sus homilías, ya desde antes de comenzar la peregrinación. 
En el clima que estamos viviendo, las mismas palabras que oímos cualquier día en la parroquia se cuelan más fácilmente en nuestro corazón. Los dos habéis contribuido a crear un clima de oración continuada unas veces de alabanza, otras de petición y también de acción de gracias, en definitiva, hemos vivido juntos un verdadero camino hacia la Pascua. Gracias.
Como vamos leyendo la reseña de cada día, me limito a enumerar lo que yo creo más importante. Cada uno puede añadir sus vivencias personales y hacer eco en los comentarios que siguen al final de la reseña. La página web debe nutrirse con la aportación de todos. Queremos que vaya creciendo y siendo un altavoz de nuestra vida parroquial. De alguna manera es nuestra nueva forma de evangelización, nuestro modo de salir fuera como nos dice el Papa Francisco. Así que ánimo chicos/chicas.

El día 21, dio comienzo con la subida al Monte de la Bienaventuranzas y al Monte Tabor. Travesía del Mar de Galilea con sorpresa incorporada. Recepción muy bien preparada. Izó la bandera, el recién nombrado capitán del barco, don Miguel Ángel al son del himno nacional y hasta echamos las redes...
En el río Jordán renovamos nuestras promesas bautismales, con agua incluida.

Día 22, Haifa,Nazaret, Caná. Este día estuvo marcado por la renovación de las promesas matrimoniales de los seis matrimonios que íbamos . Una celebración entrañable. Nos obsequiaron con un DIPLOMA acreditativo y una flor, que depositamos a los pies de la Virgen.
Por la tarde, fuera de programa, nos sobró tiempo y quiso el guía subir al Monte de la Precipitación o del Grito,
para que viéramos desde el monte el impresionante valle de Jezrael y para que conociéramos desde donde querían despeñar a Jesús y el Grito, de dolor de la Virgen ante el peligro. Desde lo alto del monte, pudimos contemplar además la puesta de sol más impresionante que os podáis imaginar.
Sentimos un "poco de angustia", que poco a poco se "DISIPÓ" y así terminamos el día, dando gracias a Dios por todo lo vivido.

Día 23, Valle del Jordán - Jericó - Mar Muerto, Qumram y Jerusalen.Digno de reseñar, la visita a Qumram y los famosos manuscritos de los Esenios. Al atardecer, baño en el Mar Muerto, para quienes lo desearon. No os podéis imaginar como estaba de concurrido. Al atardecer, salimos para Jerusalén. Antes de llegar, nos detuvimos en un alto que domina la ciudad y allí nos obsequiaron con un vasito de vino con el que brindamos emocionados y cantamos viendo la Ciudad.


Día 24. Jerusalén - Ain-Karem- Belén- Jerusalén. La visita por excelencia fue Belén. Tuvo un significado especial para nosotros la Eucaristía vivida en Belén nos transportó a la Misa del Gallo, hicimos un alto en nuestro camino cuaresmal. La Eucaristía fue alegre amenizada con villancicos: Noche de Dios, El Tamborilero y Los peces en el río. También resonó el Gloria en la misa. Al finalizar adoramos al Niño Jesús y con nuestros besos y cantos nos despedimos del Dios Niño, no sin antes visitar la gruta y el pesebre donde estuvo recostado Jesús.
Dia 25. Festividad de la Encarnación. Ese día, en la Eucaristía, los sacerdotes hicieron la renovación de las promesas sacerdotales. Damos gracias a Dios por el Memorial que nos ofreció en esta casa y todos pedimos por ellos para que sean fieles a su vocación y en el cumplimiento de su ministerio. Desde aquí nuestra enhorabuena y por muchos años.
Este día visitamos el Muro de las Lamentaciones por la mañana. Por la tarde a través de la Vía Dolorosa, rezamos el Vía Crucis. Recorrimos las XIV Estaciones, meditando cada una de ellas, pasando por donde Jesús cayó por tres veces y fue consolado por su Madre y las santas mujeres. Con este recorrido dimos por terminado nuestro día.
Día 26. Visita a la Iglesia de Santa Ana y la Piscina donde tuvo lugar la curación del paralítico.
Basílica del Santo Sepulcro, recién restaurado, donde se visita nada más entrar la piedra del embalsamamiento. El Calvario, la cripta de Santa Elena, la Tumba de Jesús y lugar de su Resurrección. En esta Basílica, celebramos la Eucaristía dominical. Un marco excepcional.
Por la tarde., tuvimos ocasión de participar en el Vía Crucis por dentro de la Basílica del Santo Sepulcro. organizado y cantado por los Padres Franciscanos, guardianes de los Santos Lugares. Con esta celebración dimos por terminada nuestra Peregrinación. Damos gracias a Dios por terminar bien y muy contentos.
Después de cenar nos reunimos para despedirnos de nuestro guía y evaluar los resultados de la peregrinación. Todos contentos nos hemos alegrado juntos del resultado. Buena organización, extraordinarias explicaciones y comentarios. Gracias por ayudarnos a vivir nuestra fe. Que sepamos hacerlo vida y transmitirlo.
D. Ignacio nos entrega en nombre de Viajes PERTUR, un certificado que acredita nuestra visita a Jerusalén y a los Santos Lugares. 23 de Marzo de 2017. Firmado: Nacho.
Señor Jesús: Te damos gracias por haber permitido que hayamos podido visitar tu tierra. Recorrer las ciudades y pueblos donde naciste,te criaste junto a tus padres, dónde rezaste y predicaste. Hiciste milagros. Te aclamaron y poco después te crucificaron. Te pedimos que nos ayudes a vivir como verdaderos cristianos. Que llevemos tu mensaje a donde quiera que vayamos y que algún día, cuando tú quieras, podamos disfrutar de tu presencia en la Jerusalén celestial. A Tí que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN.
Hasta otra vez que nos juntemos, disfrutar de lo vivido y no olvidéis que ésta Peregrinación nos mantendrá unidos y la recordaremos con cariño. ADIÓS AMIGOS.

 Más fotografías

 

Os compartimos esta entrega del Domingo 26 de marzo a 35.000 pies de altura. 
Esta  madrugada del lunes, partimos hacia Tel Aviv donde hemos tomado el vuelo que nos llevará a Madrid. Después un autobús nos llevará a Zaragoza, si Dios quiere. 
Pronto nos vemos.

Domingo 26 
Por ser el último  día hemos madrugado un poquito más, salimos  por la Puerta Nueva a  la altura de Notre Dame  para dirigirnos  a participar en la  Eucaristía que  celebrará nuestro Parróco D. Miguel A. Estella. Concelebra D. Ignacio Figueroa , guía  de la Peregrinación,  ayudados por D. Fabio Losada, que ha recibido  los  ministerios  de Acolitado y Lectorado recientemente.

La Basílica del  Santo Sepulcro alberga bajo el mismo techo tres de los lugares más sagrados para la religión cristiana: la piedra del Ungimiento, el monte Calvario y el Santo Sepulcro.
Apenas a unos metros de la puerta se encuentra la piedra del ungimiento sobre la que muchos se arrodillan para orar o en muchos casos para llorar.
En el monte Calvario, o en otras palabras el lugar exacto donde Jesús fue crucificado, llama la atención la larga fila para besar y tocar la roca y es bueno detenerse un rato para rezar y dar gracias simplemente.
Por fin, el Santo Sepulcro,  lugar donde  Cristo fue enterrado y resucitó  a los  tres días.  Sólo  quiero  expresar lo que  he sentido en el momento de la adoración  en el interior del sepulcro.  ¿Soy capaz de agradecer semejante acto de amor y quedarme indiferente? Ahora  es la ocasión de rectificar, todavía  estoy a tiempo  y la Cuaresma  me invita a ello.
Ayer por la tarde, vivimos un intenso recorrido por la Vía Dolorosa. Rezamos el Viacrucis y fuimos meditando cada estación. Fueron unos momentos especialmente vividos al pisar por donde hace tiempo lo hizo Jesús.
¿Nos vamos  a quedar tranquilos ante tanto dolor y necesidades  de nuestros  hermanos?
Hoy  también hemos  visitado la Iglesia de Santa  Ana y la Piscina donde  Jesús curó a un  paralítico.
Después visitamos la Cripta  de Santa Elena, que descubrió el lugar donde estaba la Cruz  de Cristo.
Por la tarde, asistimos a un Vía Crucis, por el interior de la Basílica del Santo Sepulcro dirigido  y cantando  por los PP. Franciscanos, que habitualmente  realizan para reafirmar   su presencia en Jerusalén. Con este acto  damos  por finalizada  nuestra  peregrinación.  Quedan en nuestra  retina  y en nuestro corazón  todo  lo vivido  en estos días.

Después  de cenar, nos hemos  reunidos  para hacer junto con los Sacerdotes  una evaluación.  
Los Sacerdotes  han dado las  gracias  por la buena respuesta, alegrándose del resultado de la peregrinación.
En general todos los participantes hemos coincidido en la buena organización. Muy buenas  explicaciones  y comentarios. Muchas gracias por ayudarnos a vivir nuestra fe. Esperemos que lo vayamos haciendo vida y sepamos transmitirlo.
Estoy terminando esta reseña  volando  de Tel  Aviv a Madrid, desde donde siento la emoción  de haber podido  trasladaros lo que de verdad he sentido  en estos días.

 


        

Historial